Maté a mis papás

Hace poco fui a un círculo de mujeres donde se supone que íbamos a trabajar sobre el tantra; la verdad es que iba sin expectativas, éramos como quince mujeres entre 20 y 45 años, todas hermosas y en éste trabajo por sacar nuestra mejor versión.

Comenzamos a caminar por el cuarto descalzas y a encontrarnos de vez en cuando con la mirada, habían ejercicios donde de pronto teníamos que escucharnos hablar sobre nuestros miedos, deseos y un ejercicio que me encantó fue el decir por unos minutos a la persona con la que te tocaba hacer el ejercicio lo siguiente "A pesar de las dificultades y obstáculos que he vivido, soy una mujer conectada con su divinidad que..." y teníamos que llenar el espacio en blanco. Me encantó darme cuenta de que a pesar de las dificultades y obstáculos que he vivido, soy una mujer conectada con su divinidad que ama con el corazón abierto aunque ya me lo han roto, que soy una mujer que sabe escuchar aunque a veces no me gusta lo que escucho, que soy una mujer que le da sentido a su vida con el servicio a la comunidad.

Terminando estos ejercicios, hubo uno más donde teníamos que anotar en una hoja de papel nuestros procesos sexuales desde niños hasta este momento y ahí fue cuando me di cuenta de que tenía muchas ideas que no eran mías. Eran de la sociedad, de mis papás, venía cargando sobre todo con inseguridades y anhelos que no había decidido conscientemente adoptar, se habían pegado a mí sin filtro y no me había dado cuenta de que eso estaba marcando mi destino. Fue ahí cuando decidí cuestionarme a fondo mis creencias y la dirección en la que me estaba moviendo. Solté todo lo que no era mío, solté hasta actitudes que decidí vestir por haber tenido una experiencia desagradable, me di cuenta de que constantemente elegimos qué estar cargando, podemos decidir abrir nuestro corazón aunque nos lo hayan roto, siempre tendremos la elección de seguir desde el amor o desde el miedo. Y por primera vez en mi vida, me di cuenta de cómo mis papás son solo energía en un cuerpo que va llevando sus procesos de comprensión de acuerdo a su nivel de conciencia y que eso no me atañe, es algo muy personal que no tiene que ver conmigo.

Cada quién está en un proceso de evolución o de involución, lo mejor que puedo hacer en todo momento es observar, aceptar, amar incondicionalmente y apoyar en lo que pueda, sin engancharme. Ahora no me engancho porque ahora comprendo que cada quién está haciendo lo mejor que puede.


Ejercicio:


Te invito a hacer una lista de diez cosas que decides hacer a pesar de los obstáculos y dificultades.


Deja tus comentarios! Me encantaría leerte también!

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo