Placeres baratos.

No sé si a ti también te pasa... pero uno de los placeres que considero como un regalo en mi vida es que se cancele algo. Me da mucha paz y bienestar cuando tengo un compromiso y por algo ya no se puede concretar. No me mal interpretes, me gusta también cuando pasa y estoy en el acto, ya sea con amigos haciendo música, en un show o en una sesión de fotos. Honestamente el hecho de quedarme en casa y poder tener más tiempo para pensar, leer, escribir, estudiar, comer, observar, ESTAR, me gusta más que cualquier otra cosa en el mundo. Eso y la lluvia, son de mis cosas favoritas en el mundo, aunque creo que ESTAR, lamentablemente no se puede con cualquiera, por eso suelo disfrutarlo a solas. La gente no para de proyectarse en los espejos y de romper el silencio con pensamientos que no vale la pena mencionar. Pero ese tema es para otro día en mi blog; a veces pienso que el 95% de la comunicación no es necesaria ni constructiva.

Otros placeres que tengo son el TÉ, me fascina el té, por la mañana, por la tarde y por la noche podría tomar té todo el día aunque a veces lo caliento hasta tres veces porque está muy caliente y luego se me olvida tomarlo cuando está en la temperatura perfecta.

Me encanta poner inciensos uno o dos diarios, siento que limpian el ambiente...

Me encantaría incluir caminatas madrugadoras, de que seis de la mañana, siete. Salir a caminar una media hora. Creo que eso me daría mucho placer y me cambiaría la vida.




47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo